miércoles, 3 de septiembre de 2008

Gato por liebre

Los periódicos y las revistas son varios productos empaquetados en uno. Cada sección -deportes, política, actualidad, opinión- puede considerarse como un producto individual que atrae a un público determinado. Algunos compran el periódico por la sección de opinión, otros por la de deportes y unos cuantos por los clasificados. Como dice Becker, el cliente comprará el producto cuando el costo del relleno no supere lo que está dispuesto a pagar por la sección que le interesa.

Este hecho permite que las revistas incluyan contenido que no podría venderse si no estuviera "subsidiado" por otras secciones. En Semana, por ejemplo, las secciones de política y actualidad subsidian las reseñas de libros, y en el caso de Soho, unas viejas empelota permiten la existencia de buenas (o malas) crónicas. La cosa también funciona en casos marginales a la inversa: algunos lectores -o lectoras- compran la Soho por las firmas y de relleno les viene Amparo en cueros.

Cuenta un editor muy serio, que muchos jóvenes se han iniciado en la práctica de la lectura gracias al fenómeno de los subsidios cruzados -o de gato por liebre- que tan bien aplica la revista "prohibida para mujeres". Al lado de Amparo en bola aparece una crónica de Caparrós y por pura asociación -y desocupe- el mirón termina convertido en lector.

Siendo pragmáticos, Samper Ospina ha hecho más por la promoción de la lectura (y de la literatura) que los últimos cuarenta y dos Ministros de Educación y Cultura juntos. Y no sólo ha logrado atrapar lectores adolescentes, también ha llevado la literatura (y las tetas) a pueblos que no han visto un libro de Anagrama en toda su historia republicana.

Samper Ospina se merece, cómo mínimo, la Orden de Boyacá en grado de Gran Comendador por su aporte a la culturización del pueblo colombiano.

18 comentarios:

Martín Franco dijo...

Hombre, Peláez: vamos por partes. Leí su comentario en el blog de Camilo y debo decir que no estoy de acuerdo. SoHo es una buena revista, a pesar de todos los rellenos que meten a veces (muchas veces). Pero no creo que si le quitaran las buenas crónicas, las firmas sólidas que tienen -ojo: hablo de un Vallejo y no de un Mauricio Quintero-, la gente la seguiría comprando igual. Tampoco. Eso es subestimar al lector, y él no es estúpido. En mi opinión Samper ha hecho una buena revista; creo que ha logrado juntar dos extremos -lo ligero con lo no tanto- de una manera que funciona. Eso le gusta a la gente. ¿Qué le hacemos? Y no nos digamos mentiras: sí se lee -como decía Samper en una de sus 'máximas' o como bien lo aclara usted acá- así sea que uno llegue de paso o detrás de las tetas. Bien por SoHo.

Apelaez dijo...

Hombre, Martín aclaremos las cosas:

1. La revista Soho me parece muy buena.
2. Lo que comenté por alla sobre la irrelevancia de los buenos textos en una revista llena de tetas era una hipérbole. Obvio que si cambiaran esos textos por ejercicios algebraicos la revista tendría menos compradores.
3. Lo que si es claro es que el gancho principal son las tetas y no los textos, creo que eso no lo pondría en duda ni el mismo Samper. La soho sin tetas alcanzaría una circulación (en colombia) parecida a la de Gatopardo o similares, y no al millon y tanto de lectores que tiene hoy.
4. Lo bonito de esta hipotesis es que se puede comprobar empiricamente, bastaria tomar las ediciones con excelentes crónicas (como las de vallejo por ejem) y correlacionarlas con los ejemplares vendidos. Yo auguro que la correlación seria -de existir- débil, es decir, la pluma contenida no impactaría de manera significativa en las ventas. Por el contrario, si correlaciona mujeres famosas en cueros en las ediciones, con las ventas, si que existiría una correlación fuerte entre tetas y ventas.
5. Otra cosa es el largo plazo. Es posible (y deseable) que en el largo plazo el hecho de haber incorporado sistematicamente buenas plumas y buenos artículos logre aumentar sensiblemente las ventas y permita consolidar la revista como una especie de playboy criolla (con menos tetas y, claro, menos buenos artículos)
6.Bottom line: la combinación de tetas y textos es imbatible y, como dirian los economistas, genera tremendas externalidades positivas como es el hecho de promover la lectura y difundir buena literatura.
7. Por último, eso de que el lector no es estúpido es uno de los grandes clichesasos y una de esas frases que nada dice. Claro, el lector no es estúpido pero el vendedor tampoco. El vendedor sabe que los lectores no estupidos son minoria y que por el contrario los lectores estupidos (o esos que compran la soho principalmente por las viejas)son más, tienen plata, y no van a gorriar la revista en internet porque las fotos impresas son ene mil veces mejores en la revista impresa. Luego, combinan un producto para los lectores brillantes y para los lectores estúpidos y taran, tremendo producto

Sergio Daniel Odine dijo...

¿No sería mejor otorgarle tan egregia condecoración a los que, contra viento y marea, lograron consolidar publicaciones como el Malpensante? Sin necesidad de desnudos, y sin patrocinios de grandes conglomerados editoriales o de empresas con inclinaciones culturales, ofrecen un producto de calidad, sin concesiones a lectores perezosos, con una no despreciable lista de suscriptores. O, entrados en gastos, ¿no merecerían tan excelsa distinción los responsables de publicaciones culturales de gran calidad como Arcadia o Pie de Página?

Soho es una revista interesante, atractiva visualmente, que presenta una exótica e inconexa mezcolanza de tetas y artículos de plumas reconocidas. Es un producto sin identidad que, aún así, funciona. Y funciona por las tetas; los artículos son un valor agregado de desigual calidad. Se publican las inigualables crónicas de Caparrós o los cuentos de Fontanarrosa en las mismas páginas que albergan artículos tan aburridos como el de la vida útil de un billete (en serio: ¿a alguien le interesa lo que ocurra con un billete?), como los soporíferos agarrones regionales (un cliché tras de otro) o como reportajes tan grotescos como el de aquel desquiciado que se comió sus propios excrementos en una representación "artística" (nunca tan necesarias las comillas). El sueño de Samper, seguramente, era el de hacer una Etiqueta Negra en Colombia, pero el resultado es el de una playboy indecisa, que en una página alienta a sus lectores a comprarse un Omega y en la siguiente presenta una crónica de algún periodista disfrazado de indigente en el parque de la 93.

Es cuestión de gustos. A algunos les podrá parecer buena Soho; a otros no tanto. A mí me parece mejor que, digamos, las nuevas Lecturas Dominicales de El Tiempo (por qué les habrá quedado grande hacer una buena revista?) Creo que Soho ofrece cosas buenas, como la de respaldar la elaboración de crónicas periodísticas de largo alcance, cosa que hacía falta en Colombia.

Lo que sí creo que ocurre, y esto es pura especulación, es que muchas de las críticas a Soho esconden la certeza de que si el señor Samper Ospina se apellidara Florez Chitiva no estaría ahí sentado, encargando artículos y escribiendo prólogos. Quizá por eso también es que han fustigado tanto la columna de Samper en Semana. Pero qué se le va a hacer: Colombia funciona como un club, como bien lo dijo Samper senior hace relativamente poco, de pronto sin percatarse que él y su familia pertenecen a la lista de miembros honorarios. Pero, en todo caso, y hechas las sumas y las restas, Soho es una buena revista, sobre todo porque presenta una propuesta interesante en un país en el que la revista que más se vende es TV y Novelas.

JOHAN BUSH WALLS dijo...

Y qué tal sería si los artículos aparecieran escritos sobre las tetas, creo que el número de lectores aumentaría.

claudia dijo...

estoy de acuerdo con martin franco, ale muy divertido tu artículo
te amo

R. VAN EGAS dijo...

soho es el equivalente a la revista VEA pero estrato 6! si vamos a otorgar condecoraciones comencemos por el ESPACIO Y LA REVISTA VEA que fueron los pioneros de noticias, analisis, ensayos y criticas MEZCLADOS CON QK, TECLAS Y NALGAS

Maldoror dijo...

Su entrada iba bien hasta acá...

"Siendo pragmáticos, Samper Ospina ha hecho más por la promoción de la lectura (y de la literatura) que los últimos cuarenta y dos Ministros de Educación y Cultura juntos. Y no sólo ha logrado atrapar lectores adolescentes, también ha llevado la literatura (y las tetas) a pueblos que no han visto un libro de Anagrama en toda su historia republicana."

¿Cuales son las pruebas de esto? ¿Cuantos lectores de Soho se han convertido en lectores en general - y no simplemente en lectores de las crónicas de Soho-? ¿Cuantos lectores de Soho compran regularmente las revistas por las viejas empelota y cuantos por las crónicas? Sin datos su afirmación es un poco dudosa....

Apelaez dijo...

Maldoror, creo que su inquietud la resolví antes, le copio:

3. Lo que si es claro es que el gancho principal son las tetas y no los textos, creo que eso no lo pondría en duda ni el mismo Samper. La soho sin tetas alcanzaría una circulación (en colombia) parecida a la de Gatopardo o similares, y no al millon y tanto de lectores que tiene hoy.
4. Lo bonito de esta hipotesis es que se puede comprobar empiricamente, bastaria tomar las ediciones con excelentes crónicas (como las de vallejo por ejem) y correlacionarlas con los ejemplares vendidos. Yo auguro que la correlación seria -de existir- débil, es decir, la pluma contenida no impactaría de manera significativa en las ventas. Por el contrario, si correlaciona mujeres famosas en cueros en las ediciones, con las ventas, si que existiría una correlación fuerte entre tetas y ventas.

Y, en efecto, no hay pruebas. Como tampoco hay pruebas de que los talleres RENATA que utiliza el Mincultura para promover la lectoescritura haya creado más lectores y no simples asistentes a sus jodas. En Colombia pasa mucho eso, no hay prueba empirica del impacto de las cosas, sobre todo de las cosas medio pendejas como esas de ver si la revista soho crea -o no- nuevos lectores.

Gustosamente me pondría a medir el impacto de la revista soho en el habito de la lectura de los jovenes, pero ¿Y quien me financia? Daniel Samper, quizas.

Maldoror dijo...

Apelaez:

La prueba que ud propone sería un indicio de que la hipotesis es verdadera, pero no una prueba. Una prueba requerería medir cosas tales como niveles de lecturas antes y despues de iniciado el consumo de la Soho, ver que tipo de lecturas tienen los encuestados. Esas dos variables que ud menciona no podrían probar por si misma la hipotesis.

Apelaez dijo...

Hombre, le dije que "Y, en efecto, no hay pruebas".

Y si, se necesitaria un estudio en donde se compare un grupo de control con un grupo de lectores de soho. Tocaria definir la metodologia, ver que preguntas hacer para comprobar eso de que leen, definir que es "leer" y bla bla bla

Como le dije, seria chevere hacerlo, si lo financian claro.

JuanFalla dijo...

Sin saber datos exactos de cuántas personas "leen" o "ven" Soho; no se puede negar que una persona que la compre por "las tetas", muy posiblemente también lea al menos un articulo.

El concepto de este post, en el que un solo contenido arrastra "otros", se ve en muchos medios, como por ejemplo la TV por cable.

A uno le venden un paquete de canales. Muy seguramente uno solo esté interesado en 5 o 10 de los 100 que vienen.

Ahora, por que no venden cada canal por separado? Por que no podemos suscribirnos a los 10 canales que nos interesan? No saldria más barato?

Si así fuese, el 80% de los canales dejarian de existir.

Eso no quiere decir que sean malos canales, no. Sino que la audiencia que tienen no les dá para mantenerlos. Pero "si tienen audiencia".

Lo mismo con las disqueras: ellos tienen entre 3 y 5 artistas que los mantienen; no solo a ellos, sino también a todos los demás artistas que "no venden tanto".

PS: Primera vez por acá, seguiré "ojeando"...

Apelaez dijo...

Cierto, tiene razón, en muchos modelos de negocio y en especial en estos "culturales" se da mucho eso del subsidio cruzado. Paradojicamente, los grandes temas populares o mainstream como lo llaman algunos, permiten la existencia o la subsistencia de las cosas "underground", lo raro o lo que tiene un público más específico.

Maldoror dijo...

Juanfla:

Pero ojo que el paquete de 50 canales en el cable no lo venden PARA subsidiar los otros canales, sino porque vender de un canal no sería negocio para una compañia de cable

r. van egas dijo...

la televisión por cable y satelital se vende por paquetes por que por separado saldría muy caro para la media poblacional y no sería rentable para la empresa....EXCEPCION HECHA DE LOS SERVICIOS PAY PER VIEW tipo eventos deportivos y canales porno...(principalmente comprado por moteles y gente solitaria)

julie dijo...

Saludos,


Mi nombre es Julie Schwiert Collazo. Soy una escritora para la revista de viajes, Matador Travel. Estoy en un proceso de entrevistar 50 bloggers alrededor del mundo para conocer sus opiniones sobre las elecciones presidenciales en los EEUU. Mis preguntas son las siguientes:

Cual usted cree quee sera el resultado de estas elecciones?
Como esta afectara a tu pais?
por quien votarias si pudieras votar en los EEUU?

Si te interesaria participar en estas entrevistas puedes hacerlo contactandote a writingjulie@gmail.com donde tu articulo sera publicado y tu direccion del blog aparecera al lado de tu comentario. Gracias por adelantado.

Anton Quejov dijo...

Interesante la teoría del subsidio cruzado. En la industria editorial, para no salirnos mucho del tema, sí que se da: en editorial Planeta Coelho subsidia los escasitos libros de poemas que publican (Silva Romero, Afanador...). Creo que el modelo, si se desmembra, no resultaría.

Y la tradición de revistas para caballeros está desde el siglo xix en Inglaterra: fotos sugerentes con textos refinados. playboy no inventó nada, Soho menos. No le veo problema a que haya tetas al lado de plumas. Todos tan contentos.

Está bueno este blog.

Patton dijo...

Yo soy de los que lee Soho porque le gustan las crónicas y ni se fija en las tetas. Pero no lo digo mucho, porque sé que nadie me creería. Así sea cierto.

mariapaula dijo...

No se trata de quien lea las cronicas o quien vea las tetas, igual sigue siendo la revista cuyo foco o mensaje son "las tetas", eso deja mucho que decir de la revista, y a lo que aspiran representar.