miércoles, 23 de enero de 2008

Dialogos de Paz

En épocas del Caguan siempre me intrigó saber que era lo que se discutía en los "diálogos de paz". No me interesaban las líneas generales, que siempre son las mismas: los insurgentes pidiendo democracia "verdadera" y justicia social, y los representantes del Gobierno tratando de encontrar formas para desmovilizarlos.

Lo que me interesaba, y me sigue interesando, es saber que cosas concretas se discutían ¿Cómo se empieza una discusión política con el Mono Jojoy? Acaso los guerrilleros se dedicaban a repetir la cartilla marxista-bolivariana o hablaban de temas de actualidad. Hablaban sólo los guerrilleros "políticos" como Alfonso Cano, o todos metían la cucharada ¿El gobierno tenia un plan de puntos a negociar o se dejaba llevar por lo que pedía la guerrilla?

He oído mil veces a mil y un personas afirmar que la paz sólo se logra por medio del dialogo ¿Y bueno, de que se dialoga con las FARC? Para empezar, son un grupo que en la actualidad se encuentra fragmentado en varios pequeños feudos y facciones. Orgánicamente, las FARC esta compuesta por siete bloques y más de 60 frentes divididos en divididos en: Columnas, Compañías, Guerrillas, Escuadras y Unidades Tácticas de Combate.

Como se observó en el caso del niño Emmanuel, la organización guerrillera no tiene un mando unificado ni está en capacidad de controlar el accionar de cada uno de sus diferentes frentes. Funciona casi como una red de franquicias en donde cada jefe de bloque tiene sus propios intereses, métodos y estrategias. El frente oriental, por ejemplo -lleno de plata producto del trafico de narcóticos y metido de lleno en la guerra-, tiene unos intereses muy diferentes a los que pueden tener los partidos políticos clandestinos (PC3 y movimiento bolivariano) liderados por Alfonso Cano.

Sumado a la autonomía y falta de control sobre los diferentes bloques y frentes, es importante recordar que las FARC no cuentan con una base ideológica monolítica, como era el caso de Sendero Luminoso. Las FARC han ido ajustando su discurso con el tiempo: primero liberales, después marxistas-leninistas y desde la caída del campo socialista han fortalecido eso que llaman "bolivarianismo". Son claras sus críticas anti-sistema y sus clichés; los detalles es lo que no tenemos muy claro. Sus ideas sobre lo que debe ser una democracia "real" simplemente no existen, lo mismo va para sus ideas de justicia social y resistencia frente al imperio.

¿Cómo se dialoga con un grupo así? Por donde se empieza. No sé, por ejemplo, si las FARC están en un plan de todo o nada: socialismo o muerte, o si, por el contrario, bastan unos cambios en la Constitución y unos puestos de poder como ocurrió con el M-19.

Además de los problemas los temas a dialogar, y sobre que ceder o no ceder, se le suma el problema del pánico que tienen los integrantes de las FARC de integrarse a la sociedad civil y quedar expuestos a los grupos paramilitares. También tienen el pequeño problema de la capacidad política de su movimiento después de los miles de crímenes de guerra que han cometido y la consecuente mala prensa. ¿Quien podría estar interesado en votar por Iván Marquez al senado? Yo no, por lo menos.

Como si fuera poco, nos queda la bobadita de los crímenes de lesa humanidad, de la Corte Penal Internacional, en fin. Me aburrí de este artículo tan cansón.

6 comentarios:

Maldoror dijo...

Mire, yo no soy partidario de dialogar con las FARC. Creo que ellos ya han perdido toda legitimidad como representantes de cualquier causa justa en este país. Pero si el gobierno quisiera dialogar, con las FARC o cualquier otro grupo subversivo, creo que la primera cosa que debería considerar es la idea de que va a tener que ceder en algo. Y ceder en algo no es dar un indulto para que asi los guerrilleros se desmovilizen y dejen las armas como si nada hubiera pasado, sin cambiar nada a nivel estructural en el país. Si yo fuera guerrillero de las FARC y le planteara el dialogo al gobierno le exigiría solo dos cosas: una reforma agraria - es decir, una expropiación masiva de tierras a narcos, paramilitares y latifundistas que las hayan adquirido gracias a la violencia política imperante en este país- y un repkantamiento radical de la guerra contra las drogas. Pero bueno, no lo soy, y si lo fuera igual estaría en la olla....asi que ni modo

Apelaez dijo...

Sergio, de acuerdo, es imposible un dialogo exitoso sin ceder nada. Sobre su idea de la reforma agraria le cuento que en los dialogos con betancur ese era uno de los puntos de la agenda e incluso el gobierno pensaba ceder en eso. La cosa es que para una reforma agraria no basta con sacar una ley o firmar un papelito, es un tema altamente técnico y complejo. Por ejemplo, para empezar no es posible constitucionalmente expropiar a grandes propietarios sin compensación, es decir, sin pagarles. Entonces se necesita una partida enorme para compra de predios.

Por otro lado, no basta -como se hizo en bolivia en los 60- expropiar, partir los predios y repartirlo entre los campesinos. Primero porque en muchos casos se requieren economias de escala para que sea sostenible el predio. Un campesino con tres hectareas de tierra y sin equipos mecanizados no puede hacer mas que subsistir, si acaso. Pero el espacio es demasiado pequeño como para jusitificar la compra de un tractor, por ejemplo.

Por otro lado, desde hace rato se expropian los predios de narcos via la extincion de dominio. Que tambien tiene sus pereques.

¿Entonces, que acuerda uno con Jojoy?

juglar del zipa dijo...

las farc tampoco cederían. y su arrogancia tampoco les deja ver que no podrían gobernar todo el territorio. por otro lado, la arrogancia del gobierno actual tampoco ve que, fragmentados, acorralados y todo, ahí pueden seguir.

Lucy dijo...

Si podemos llegar a acuerdos de paz con los asesinos de las motosierras, cederles territorios, darles unas políticas de sometimiento casi risibles por lo laxas e injustas con las víctimas.

Mi pregunta es por qué si se pudo con un bando y con el otro no. Son menos narcos? Si ellos siguen con su negocio. Son menos terroristas? Hay que ver lo filántropo que era matar campesinos cortándolos por pedacitos y quitarle las tierras. Las FARC son un grupo terrorista, si, lo demuestran en su dinámica de guerra, pero eran menos terroristas los paramilitares? Que es lo distinto, que alguien me explique.

Maldoror dijo...

Lucy:

Con los paramilitares no habia tanto problema en negociar. Al fin y al cabo las partes estaban de acuerdo en casi todo, y además eran socios desde hace tiempo. No hay que sorprenderse

claudia dijo...

Ale
muy bueno tu artículo, yo que no sé nada del tema, interesante. Creo que no se puede dialogar con un grupo armado, que asesina, que trafica, que secuestra, que coloca minas antipersonas. Creo que el tema de los paramilitares ameritaría otro artículo y no sé bien el proceso, pero pienso que son unos asesinos y no entiendo cómo pueden reincorporarse a la sociedad. Creo que esas terapias a las que los someten no pueden reinsertarlos a la sociedad. No creo que puedan llegar a ser gente sana y tampoco desarrollar actividades loables