jueves, 18 de octubre de 2007

De ladrillos y otros textos


Desde hace algunos días he leído una compilación de los escritos periodísticos de García Márquez -Gabo para sus amigos- escritos entre 1980 y 1984. Todos, sin excepción, están escritos en primera persona y son entretenidos en el sentido más holliwodesco del término. Al leerlos se puede oír a la persona que se encuentra detrás de las letras. Todo lo contrario a lo que siento cuando leo un brochure, un contrato o un reportaje de la prensa nacional.

Supongo que para los periodistas es importante poner una barrera de hielo entre el que escribe y el que lee para lograr cierto efecto de objetividad. El equivalente a la "seriedad" de un Manuel Teodoro o del otro gordo que presenta el programa amarillista de caracol. El resultado es un ladrillo estructural que parece escrito por un cyborg o por un muerto. Un muerto de aburrimiento.

A mi me gustan los artículos con garra, o si se prefiere, con alma (que cursi, lo sé). Me gustan los que cuentan historias y están interesados en mantener al lector pegado a la letra. Me gustan los autores vendidos que piensan en un hipotético lector y compiten por su lectura con otros hipotéticos autores. Me gustan los que tienen ritmo de caballo galopero y se dejan leer en una banca de aeropuerto.

4 comentarios:

claudia dijo...

Claro!! los artículos y lo que se escribe debería ser así, pero ahora no hay tiempo, no hay espacio en los medios y tampoco hay periodistas o escritores que conviertan una simple historia en algo increíble o por lo menos entretenida.

juglar del zipa dijo...

súmese a eso "el ritmo acelerado de los acontecimientos" en nuestro país, que nunca permite que el escritor se relacione con una historia larga, con la verdad más allá de lo evidente y mucho menos con un estilo que deje ver la garra (eso es bueno; lo de alma, en efecto, es cursi). o esa es la disculpa seimpre.

lully, Reflexiones al desnudo dijo...

Una deliciosa lectura hace que nos olvidemos del entorno, da un placer al espíritu.

Un abrazo cálido para tí y besitos para tu alma!

Apelaez dijo...

Pues gracias