lunes, 10 de septiembre de 2007

Versión del Diario de Tanja Nimeijer

Un soldado profesional que patrulla actualmente en las riberas del guayabero encontró un segundo pedazo del diario de la guerrillera holandesa "Tanja Nimeijer. Dice así:

"Querida Jania: Después de que mi diario fue publicado en todo el mundo, mi amigo decidió cambiarme por una lata de sardinas y la tetona novia del comandante me tiene trapeando el piso con la lengua. Extraño Groningen, extraño mis épocas de okupa radical… pero esta jungla es mi hogar.

Encontré unas chips que dejó el negro después de su visita y me las comí con un poco de lentejas y cancharina. La selva esta pesada, acá todos son unos brutos y no me dejan llamar a mi familia. Cambiaria toda esta revolución por un tiquete de Eurorail.

(...) Hoy apareció por fin el helicóptero. Le disparamos unas rondas (lo cual me alegró y pude, por fin, abandonar el letargo de la manigua). Lamentablemente, el helicóptero era un arpía artillado y nos encendió a plomo con una punto 50. Salimos corriendo. Espero no haber dejado atrás la parte dos de mi diario. Jania, extraño Groningen…”

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Que esa tal Tanja se vaya a echar bala a su molino. Que aquí no joda con esa visión romántica del mundo, como si fuera Rosa Luxemburgo.

Anónimo dijo...

Es lamentable: a Tanja y a Maldoror, a Antonio Caballero y a Carlos Lozano, a las FARC, al ELN y a las AUC, les quedó grande, por pereza, despiste o negligencia, la evidencia histórica: el mal cierto de la opción armada no conduce a un bien cierto, sino a una nueva espiral de males ciertos, que se traducen en nuevos rios de sangre. Les quedó grande, en mi opinión, porque insisten tercamente en una perspectiva maniquea cuyos elementos certeros (la palpable pobreza e inequidad social) justifican en mala hora las tergiversaciones ideológicas (la violencia es el camino). De nada importan el triunfo de los movimientos de izquierda en el vecindario, ni las desmovilizaciones guerrilleras de 1990 que desembocaron en lo que hoy es el Polo, ni la censura a la violencia del propio Fidel Castro o de estandartes de izquierda como José Saramago o Eduardo Galeano. No se trata de pacifismo ingenuo; se trata de aceptar que el camino del desarrollo está en las buenas políticas públicas y no en las minas, los secuestrados y los desaparecidos del monte.
Claro que hubo, y hay, pobreza y desigualdad en Colombia, pero echarse el fusil al hombro es ayudar a perpetuarla. Claro que hubo represión política y falta de espacios democráticos en Colombia, pero la evolución de los últimos años, a pesar de los asesinados de la UP, indican que la acción política es viable, por quijotesca que parezca (así lo comprueba el texto de una Constitución presidida, en buena hora, por desmovilizados).
Les quedó grande, en fin, porque son como los caballos de la fiesta brava: un parche ideológico les impide ver que las cosas son más complejas que sus explicaciones facilistas. Y lo peor es que les queda grande asumir que sólo sin guerra se podrá derrotar la pobreza. Qué facil que es prescribir que la guerra sólo se supera cambiando las condiciones sociales... Quizá sepan que es al contrario, pero al menos si insisten en el dogma quedan bien con la galería...

Galo dijo...

Lo peor de todo es que si la vieja sigue escribiendo seguramente es algo parecido a lo que vos escribiste. Pero bueno, ojalá todo esto sirva para que a otros niñitos europeos se les quiten las ganas de jugar a la guerra. Saludos.

Apelaez dijo...

Si, de acuerdo, ojalá se les quite esa estupidez casi congenita. De paso, ¿Que será de la vida de Jania?

Lanark dijo...

Tanto a las Tanjas, a los Maldorores, como al anónimo de hace un rato, les quedó grande la evidencia de que hace rato las FARC ya no son guerrilla sino un cartel de las drogas. Cuando tienen que escoger entre actuar de acuerdo a sus supuestos ideales revolucionarios y ampliar su negocito, escogen lo segundo. Como cuando torpedean al Polo con su "apoyo", igual que lo hicieron con Samper para que ganara Pastrana y les diera su pedazo del pastel. A ellos no les importa el gobierno de todo el país; no sabrían qué hacer con él. Eso también se nota en la trivialidad, o más bien, estupidez ideológica de sus comunicados. Les basta con tener control sobre ciertas áreas deprimidas, no desarrolladas, pero bien situadas, igual que a cualquier traqueto.

Si algún político tuviera chance de lograr la despenalización de la droga, es probable que lo matara primero la guerrilla que las Águilas Negras.

El principal problema de la guerra es que es una guerra sucia, y la suciedad comienza desde sus financiadores, como Monsanto tratando de desenhuesarse de su glifosato, amén de los fabricantes de armas de todos lados, y los banqueros que también se lucran con ese tráfico. La suciedad, claro, también termina en los actores: un ejército que produce falsos positivos, o que contrata matones paramilitares y los transporta en sus camiones y helicópteros (Mapiripán), y una guerrilla que compite con los paracos en salvajismo, golpeando cada vez más a la población civil, y que, tal como lo cuenta Tanja, alberga una élite que adopta cada vez más el estilo de vida de esos empresarios pujantes, echa'os p'a'lante, que son los traquetos.

Apelaez dijo...

Juan Carlos M, gracias por tu aporte. Lanark, de acuerdo con ud. A ambos: increible que todavia haya gente que justifique el uso de la violencia para imponer o defender su punto de vista. Maldoror: Porque se justifica que unos campesinos se "levanten en armas" y no se justifica que, por ejemplo, unos habitantes de ciudad bolivar se armen para defenderse de los urbanizadores piratas o porque no se justifica que unos ganaderos se armen para defenderse de unos "alzados en armas"?

Anónimo dijo...

Lanark: Por supuesto que, como cualquier colombiano, estoy al tanto de los 200 millones de dólares anuales que percibe las Farc por el negocio de drogas: no vivo ni en el monte ni en Holanda... El post anterior hace referencia es a los orígenes de las guerrilla, y a las excusas que sacan para no negociar la paz. Lo que si no creo es que las Farc, o el ELN o las AUC, sean tan sólo eso: carteles de droga. Usando palabras de Eduardo Pizano, creo que la droga es el combustible del conflicto, pero no su causa principal. Si me permite hacerle una recomendación, leáse el informe de Desarrollo Humano de Colombia del 2003: El Conflicto, "Callejón con Salida". Es una interesante descripción de las múltiples caras que asumen las Farc. jcm

Anónimo dijo...

Fé de erratas: Eduardo Pizarro, no Eduardo Pizano

claudia dijo...

AMOR
excelente tu artículo, así debe ser el diario de la izquierdoza de CAFÉ O DE WHISKY COMO DICE RENATA. POR CIERTO RENATA DICE QUE TU ARTÍCULO ES MUY BUENO Y TU PAPÁ TAMBIÉN.
RENATA DICE QUE MUESTRA EL GRADO DE ENAJENACIÓN EN LA QUE ESTÁN LOS EUROPEOS EN CUANTO A LA PROBLEMÁTICA DE COLOMBIA.
PEDRO DICE QUE TU ARTÍCULO ES EXCELENTE. TE QUEREMOS MUCHO

Maldoror dijo...

Apelaez:

Todas preguntas separadas. Si los urbanizadores piratas estan robandole predios a los habitantes de ciudad bolivar, no veo porque no puedan armarse para defenderse. En cuanto a la de los ganaderos, claro que tienen todo el derecho de armarse para defenderse de la guerrilla. Lo que no tienen derecho es a armarse para expropiar a otros campesinos y robarles sus tierras con la excusa de que "se estan defendiendo de la guerrilla". No sé se si note la pequeña diferencia. Ahora dejeme preguntarle...¿Por qué en este país el único que supuestamente tiene derecho a armarse es el Estado?