lunes, 24 de septiembre de 2007

Harry Potter contra los malvados primermundistas


La causa de los inmigrantes es una de esas causas bonitas que atrae a muchos defensores dispuestos a usar su pluma para defenderla. Es lógico, los inmigrantes son personas valientes que se han jugado su pellejo y su fortuna para tener una vida mejor. Son héroes en el sentido más clásico del término.

Es bonito defender a las ballenas jorobadas, a los inmigrantes, al loro orejiamarillo y a los palestinos que le tiran piedras a los tanques israelíes. Causas justas que le hinchan el pecho al joven (y no tan joven) que alza su pluma para atacar al monstruo de las mil cabezas, llámese como se llame. Para algunos el mal lo encarna el Imperio, para otros, las transnacionales. En el caso de los defensores de los inmigrantes, el malvado lo interpreta el "primer mundo".

Un primer mundo que podría materializarse en un vampiro. Un murciélago fibroso que le chupa la sangre y los sueños a nuestro héroe y después le cierra la puerta en la cara. Un maldito vampiro islamofóbico, homofóbico, xenofóbico, y para colmo, capitalista. Y no cualquier capitalista, capitalista salvaje. Claro, es un vampiro, ni modo que fuera socialista.

Nuestro pequeño Harry Potter ve todo en blanco y negro: el primer mundo es malo y los inmigrantes son pobres víctimas. Lamentablemente, para los harry potters del mundo, este sitio es enredado y gris. Ni los inmigrantes son heroes que tienen siempre la razón, ni el vampiro es un chupasangre desalmado.

Exagero. Los Harry Potters no son unos incrédulos que piensen en los inmigrantes y su causa como algo intrínsecamente bueno. Son personas, como uno, como yo. Tienen un sistema de valores y dentro de este sistema -o ideología- defender al inmigrante (loro orejiamarillo, ballena jorobada) es muy valioso, tan valioso que vale la pena saltarse la evidencia empírica que refuta la "benevolencia" de nuestro héroe.

Pero a todo Harry Potter le llega su Lord Voldemort. En este caso, Lord Voldemort es representado por George J. Borjas, un inmigrante cubano experto y recontraexperto en temas migratorios que no se le mueve el corazoncito con las imagenes de los inmigrantes deportados.

Es que en este cuento de los inmigrantes, las variables son múltiples y, como en casi todo, unos ganan y otros pierden. Ganan los empresarios que pueden contratar mano de obra barata, pierden los locales menos calificados que tienen que trabajar por menos o irse de vacaciones. Ganan los Harry Potter para los cuales la multiculturalidad es un valor en si mismo y pierden los locales que tienen que soportar la multiculturalidad de los otros. Y se olvidan de otras cositas extra-económicas como el racismo que se genera con millones y millones de extranjeros "multiculturales" llegando al país.

Por último, un fenómeno extraño que se presenta cuando el corazoncillo se entromete mucho en estos asuntos es la posición frente a los "cerebros fugados". Resulta que es malo que el primer mundo se robe nuestros cerebros, pero escribimos y presionamos para "relajar" los controles migratorios. ¿Cómo así? Queremos que dejen de joder en las aduanas pero nos quejamos cuando los que pueden irse y quieren irse se van a trabajar a un sitio en donde el salario es mejor.

19 comentarios:

Maldoror dijo...

Bonito texto, pero no parece decir realmente nada. La pregunta del millón es ¿Que justificación hay impedir que seres humanos busquen la posibilidad de tener un trabajo y una vida mejor en otro país? ¿Si no hay ninguna justificación, entonces cuales son las ganas de defender las políticas de control de emigración de los países del primer mundo (o para el caso, y que no salten a llorar diciendo que es sólo una defensa de los pobres tercermundistas, de cualquier país del mundo)?

Anónimo dijo...

Maldoror: ¿no le parece que dejar de entrar a miles de inmigrantes a un país es una variable macro que por lo menos merece ser estudiada con cautela por un gobierno de turno?. ¿No le parece que relajar por completo los controles migratorios puede traer uno que otro problemita?. ¿Qué me dice, por ejemplo, de la cantidad de inmigrantes que delinquen en el exterior (o porque son inmigrante vamos a ocultar que muchos delinquen)?. ¿Queme dice sobre la xenofobia que automáticamente se genera cuando millones de inmigrantes entran a un país? ¿Tampoco es una variable que considerar?
Con todo eso, los inmigrantes siguen creciendo en el primer mundo, el cual opta por controlar las fronteras e ir legalizando poco a poco a aquellos que ilegalmente entraron al país. No pude ser de otra forma. Un país no podría abrir por completo sus fronteras para los inmigrantes del mundo.

Un saludo.

Maldoror dijo...

Anónimo:

Pues los problemas que ud dice no me parecen tan graves. El del delito ¿Que diferencia hay entre un emigrante que comete delitos y un ciudadano local que los haga? ¿Que evidencia tiene ud de que la mayoria de los emigrantes son criminales o que son más criminales que los nativos? Sobre la xenofobia ¿Ese es un problema de los emigrantes o de la intolerancia de los nativos? (ese argumento me recuerda los argumentos anti segregacionistas, que decían que si a los negros se les daban los mismos derechos eso iba a despertar una ola de racismo en contra de estos). Un argumento más poderoso e usual es el ecónomico: los emigrantes supuestamente se aprovechan de la red de servicios sociales de un pais y supuestamente no pagan impuestos. Pero aparte de que eso ignora el valor que proveen como fuerza laboral, también ignora que los emigrantes son consumidores y que pagan toda suerte de impuestos (por ejemplo de propiedad e IVA).

Pero en el fondo la pregunta es filósofica ¿Que derecho tiene estado alguno realmente en delimitar la mobilidad de los seres humanos?

Apelaez dijo...

Maldoror. Usted esta cayendo en el sindrome de Harry Potter. Dice usted que los inmigrantes tambien pagan impuestos. Cierto, pagan impuestos, pero usan más los servicios de la seguridad social. En EE.UU, por ejemplo "The typical native household pays somewhere between $166 and $226 in additional taxes because of immigration. There are approximately 90 million native households in the United States, so that the national fiscal burden lies somewhere between $15 billion and $21 billion per year."

En términos económicos, no es tan claro que los EEUU tengan una grandisima ganancia neta con la migracion (al menos como esta estructurada en los ultimos años).

Sobre la xenofobia, usted dice que es culpa de los nativos y no de los migrantes. Discrepo, creo que es de parte y parte y es obvio y evidente que un flujo masivo de gente con otras costumbres y demas puede generar resistencia y problemas. Si uno es gobernante de un pais de estos obviamente tiene que tener en cuenta estos posibles factores a la hora de dejar entrar gente o no.

Sobre que "las naciones" no tienen derecho a cerrar fronteras. Pues me parece un argumento muy flojo e ingenuo. Es la clasica critica anarquista al estado. El tema es que los anarquistas son bastante ingenuos y les gusta las discusiones bizantinas.

Anónimo dijo...

Yo lo que pienso es que independientemente de que exista una respuesta para todos los problemas que pueden generar los inmigrantes ilegales (para lo cual por lo general existe un contrarespuesta), es importante que las personas dejen de ser tan románticas y por lo menos ponga en perspectiva que se trata de un problema que por lo menos debe llenar de dudas la cabeza de cualquier estadista. Usted no pude despertarse de la noche a la mañana a decir que todo el mundo pude entrara a su país, sin tener claro que esto trae problemas económicos, sociales y de seguridad. En cuanto al tema de xenofobia, claro es verdad los malos del paseo son los nativos. Sin embargo, eso no evita que el fenómeno ocurra y que como la historia nos lo ha contado termine en un brote de violencia que pude generar hasta un genocidio. El ejemplo, va a que independientemente de quién se la víctima y quién el victimario, dejar que todos los inmigrantes entren como pedro por su casa pude tener muchos inconvenientes, los cuales justifican una política restrictiva frente al tema. Creo que el hecho de ser un Estado y poseer fronteras (como uno de sus elementos) permite que los mismo controlen y restrinjan las entrada, como pasa en todos los Estados del mundo (incluyendo los “benevolentes” léase países escandinavos y demás)

Maldoror dijo...

Apelaez:

La estadística que ud cita está relacionada con el gasto que hace el estado, no con el uso efectivo por parte de los emigrantes de los servicios de seguridad social. Ignora ud también que los emigrantes carecen de las mismas protecciones a nivel laboral que el nativo.

Respecto a lo de la xenofobia su argumento es flojo. Si los nativos les cuesta trabajo aceptar que existan otros con costumbres y una forma de vida distinta a la suya, es SU problema, no de las otras personas. Que ud pretenda siquiera que hay una equivalencia de culpas, porque los "pobres" nativos les toque "tolerar" a los otros, es bastante diciente.

En cuanto a su último comentario, ud simplemente está evadiendo la discusión, bajo la excusa de que la discusión es "bizantina" o que el argumento es "ingenuo". A mi no me parece bizantina la discusión de si el Estado en verdad tiene algún derecho en controlar la mobilidad de otros seres humanos. De hecho, las consecuencias de eso (de admitir ese derecho) tienen consecuencias bastante reales y tangibles (usualmente negativas), especialmente en, ejem, los emigrantes. De hecho, es bastante extraño que ud en otras discusiones ataque argumentos utilitaristas de otra indole (por ejemplo, el uso de la propaganda) pero le parezca bastante bien pensar que en efecto el Estado tenga derecho a controlar directamente el derecho de la gente a migrar. Si no quiere tener la discusión porque le parece incomodo intelectualmente cuestionarse un jurgo de premisas que da por sentadas, avíseme, pero no crea que con eso la va evitar.

Maldoror dijo...

Anónimo:

En cuanto al tema de xenofobia, claro es verdad los malos del paseo son los nativos. Sin embargo, eso no evita que el fenómeno ocurra y que como la historia nos lo ha contado termine en un brote de violencia que pude generar hasta un genocidio.

¿Por qué me da la impresión de que en su lógica para evitar la xenofobia hay que proteger a los nativos del contacto con gente distinta a ellos, no sea que se molesten y les de por cometer un genocidio?

Maldoror dijo...

Ah...sobre los emigrantes y el crimen, al parecer los emigrantes comenten menos crimenes que los nativos en Estados Unidos...

Apelaez dijo...

Maldoror. Lo que pasa es que usted tiende a pensar generalmente en terminos ideales. Seria ideal un mundo sin fronteras, sin estados, sin gente mala. Muy en la onda de los útopicos.

El tema es que esta forma de pensar muchas veces impide discutir temas terrenales. El ejemplo ese de que los estados no tienen derecho a impedir el movimiento de las personas es clásico.

Yo estoy de acuerdo, en un mundo ideal uno deberia poder andar por el mundo sin pedir visas, trabajar en Noruega o en estados unidos. Tambien me gustaría no tener que trabajar y tener el mínimo vital cubierto como si fuera sueco.

La cosa es que el mundo esta estructurado en estados nacion con sus reglas, sus mecanismos y sus intereses. Si un gobernante se olivda de estos pequeños detalles termina tomando decisiones erradas.

Por ejemplo: que pasaría si EEUU decidiera de un dia para otro abrir las fronteras completamente
? seria el caos. Para esto se necesita implementar políticas que tengan en cuenta los detalles que a usted le incomodan, como el racismo que se genera, o la carga fiscal que esto tiene, etc etc etc. Claramente el resultado no será una politica de puertas abiertas al estilo utopico.

P.D. El dato que di es el costo de mas que tienen que pagar los nacionales de eeuu para sostener a los migrantes (porque la mayoria de ellos son pobres y pagan menos de lo que usan)

Anónimo dijo...

¿En mi logica?. ¿O en la logica de de buena parte de la historia?.

Anónimo dijo...

Yo no estoy diciendo que todos los inmigrantes delincan. Ni siquiera me atrevo a decir que lo hace un porcentaje alto. Lo que si estoy seguro es que algunos inmigrantes delinquen y generan otro tipo de problemas cuando entran a un país que no es el suyo. Cuando usted implementa políticas públicas, en este caso particular un política migratoria, tiene que valorar posibles efectos negativos, provengan éstos de donde provengan. Por lo que a diferencia suya no me parece tan fácil o al menos tan “plano” creer que un país le debe si o si abrir las puertas a cuanta persona quiera entrar. De ser así, ¿Por qué todos lo Estados (sin importar su régimen político y económico) restringen las entradas a su territorio?.¿Será que todos son unos brutos que encuentran consecuencias negativas en un fenómeno que según usted es totalmente natural y seguro?. Y tampoco es que uno sea una especie de demonio por creer que se debe restringir la entrada de inmigrantes.

Maldoror dijo...

Apelaez:

Primero, yo no soy tan iluso de pensar que los estados nación se van a acabar de la noche a la mañana. Si el pragmatismo me obliga a ceñirme a que exista una politica migratoria por parte de estos, eso no quiere decir que no vaya a empujar o pelear para que está sea lo más abierta posible (o lo más parecido a una frontera de políticas abiertas). Y como creo que la gente tiene el derecho a buscar una vida mejor y un trabajo, asi sea en otro país, apoyaré a los emigrantes legales o ilegales por encima de los intereses de los estados en restringir su flujo.

Segundo, ud dice que la emigración genera "cosas que a mi me incomodan", como el racismo (menos mal que sólo me "incomoda" a mi) y que por lo tanto el estado debe desarrollar políticas para controlarlo y que seguramente eso no será una política de puertas abiertas. Pero ud asume demasiadas cosas, bastante dudosas. 1. Que es la emigración que genera el racismo. De hecho, si hay una predispoción a comportarse de manera racista ante la llegada de emigrantes simplemente porque son "distintos" o porque llegan en números elevados, entonces es claro que el problema del racismo antecede al de la migración t 2. Que la única posible solución al problema del racismo depende de políticas asumidas por el Estado. Yo pienso que la sociedad civil (personas individuales, ONGS que seguramente le incomodan a ud y grupos de defensa y solidaridad creados por los mismo emigrantes) pueden lidiar mejor con el problema que papa Estado

claudia dijo...

maldoror le comento que ¨mobilidad¨se escribe con v, es decir, MOVILIDAD. ¿Usted ha sido inmigrante? ¿O ha vivido en un país de inmigrantes y usted ser el local? No se puede juzgar ni al Estado, ni defender una causa si no se ha vivido. Me parece que usted es muy teórico.

Apelaez dijo...

No es muy teórico, es muy útopico y piensa siempre en terminos de "todo o nada", y no le gusta pensar con las restricciones de la realidad, es, es, un soñador -como el Ché-.

Me parece bien que apoye a los inmigrantes y el derecho que usted se inventó de poder trabajar sin requisito alguno en donde quiera. Bonita posicion, pero completamente impractica y por fuera de los límites de la realidad, pero bueno.

Maldoror dijo...

Claudia:

Gracias por su corrección. Por otro lado, no veo que tenga que ver que yo haya o no haya vivido como imigrante. o que tenga que ver que yo haya vivido en en un país de imigrantes y yo sea "el local" con el argumento ¿Me podría explicar?

Apalaez:

Ya le aclaré mi posición. Si, una cosa son las expectativas y otra es la realidad y lo que es obtenible. Puedo entender bien que lo segundo no se corresponderá siempre con lo primero ¿y?

Eso sí, el derecho de las personas a su libre movilidad no lo "inventé yo", si por inventar implica enunciarlos (muchos otros estudiosos lo hicieron mucho tiempo antes de que yo naciera). Igual, no creo que los derechos sean cosas inventadas, creo que son cosas que tienen inherentemente los seres humanos. Ud puede estar en desacuerdo con esa posición, pero al menos tendrá que buscarse otro argumento que no sea pretender descalificarlo con la pretención de que son creación mia. Eso si, las restricciones a las emigraciones si son creaciones de los seres humanos que legislan y controlan los estados (pero supongo que eso no le incomoda).

Anónimo dijo...

Maldoror: La discusión filosófica de si los seres humanos cuentan con derechos que trascienden cualquier frontera temporal y geográfica es de larga data. Digamos que recientemente (desde una perspectiva histórica) ha existido un acuerdo, entre muchos de los Estados, para consagrar cierto tipo de derechos. Entre ellos le aseguro que no se encuentra el derecho de movilidad sin restricción alguna. Tampoco existe la posibilidad de violar las fronteras que se han fijado para delimitar a los países. Hay unas reglas muy precisas y limitadas en materia de inmigración (por ejemplo asilo político). Principalmente, porque son los Estado los que los que han pactado esos acuerdos que se han materializado en tratados internacionales. Por lo demás si alguien tiene o no ese derecho fuera de estas reglas es una discusión interesante pero lejos de estar zanjada. Además creo que habría que distinguir el derecho de movilidad de las personas dentro de un Estado y el derecho a la movilidad de las mimas entre Estados. Creo que lo cosa cambia. Por ejemplo, yo no estoy muy seguro de que los seres humanos tengan el segundo derecho sin restricción alguna. De hecho no se tienen derechos absolutos de ningún tipo. Ni siquiera el derecho a la vida es absolutos (se lo pude corroborara las sentencias del papá Noel militante). Asumo que desde que el hombre se ha organizado en comunidades existen territorios más o menos delimitados y restricciones de movilidad. En conclusión creo que usted sigue en el campo de la utopía y no del pragmatismo.

Un saludo

bote dijo...

creo que el enfoque de la discusión esta desfasado si nos centramos en derechos. la pregunta es ¿porque se permite y estimula la entrada y compra de empresas nacionales por parte de otras extranjeras y en cambio los individuos de unos países no pueden entrar en los países de esas empresas?. no creo que las multinacionales sean perversa por si mismas (como le escuche a chomsky alguna vez). pero si creo que debe haber mas equilibrio.

bote dijo...

puede el banco santander venir a comprar mi banco y llevarse las utilidades que yo genero y eso no es un problema. en cambio, ¿si yo me voy a trabajar a españa si es un problema y los estados deben tomar medidas?

bote dijo...

también estoy de acuerdo con que a veces hay que moverle la butaca a la izquierda facilista y autocomplaciente como parece ser lo que quiere el autor. el problema es terminar justificando cosas simplemente canallas como el racismo