jueves, 24 de mayo de 2007

Petro Vs Uribe: Lección de Propaganda

La frase de Goebbels "Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad", ha sido citada tantas veces que ya no se sabe si es verdad o es una mentira repetida mil veces. La propaganda es así, una técnica más que un contenido, en donde lo que importa no es convencer al auditorio sino hipnotizarlo. El “debate” colombiano entre el gobierno y la oposición, o más concretamente entre el Polo y el Presidente, responde a esta lógica y no a otras. Para entenderlo, entonces, se necesita observarlo en esta clave.

Los principios básicos de la propaganda se sistematizaron a finales de la primera guerra mundial, después de que los estados involucrados en la contienda la utilizaran para movilizar a sus respectivos pueblos.

El primer principio definido para la propaganda es la ley de la simplicidad. A fin de conseguir la mayor efectividad, el mensaje debe ser muy básico para que la masa lo entienda con facilidad. De ahí que las marchas usen eslóganes como “Uribe paraco, el pueblo esta berraco”. Hitler decía que “La misma sencillez de las arengas, su estilo y el empleo de ejemplos simples y fácilmente comprensibles, son prueba de la descollante capacidad política”. En Colombia, los políticos de todas las tendencias han utilizado este principio, pero han sido el Polo y el Presidente Uribe, quienes lo han llevado a un nuevo nivel. El mensaje del Polo es simple: el Presidente es un paraco; y el del presidente no lo es menos: El Polo Democrático es la guerrilla vestida de civil. Malos contra buenos, vaqueros contra indios.

El segundo principio de la propaganda es la ley de la espoleta. Esta consiste en atacar al contrincante en el punto más débil y de la manera que menos se lo espere. Espolearlo donde le duele. El Presidente y sus ministros no debaten las ideas del Polo, ni refutan sus acusaciones, le dicen a Petro que es un guerrillero, y para colmo, un guerrillero cobarde. Es una aplicación a rajatabla de la ley de la espoleta, atacar el honor masculino y canalizar el odio generalizado a la guerrilla. Por su parte, el Polo señala que el hermano del Presidente es un criminal mafioso, arremete contra la familia, que es un valor sagrado para Uribe (y para los colombianos) y también apela al odio contra la mafia.

Continuara...

4 comentarios:

Felipe dijo...

Apelaez, esta muy bueno su blog.

Lo que dice es cierto, la politica en Colombia es como una pelea de ninos de colegio. Usted es esto, pues usted es lo otro, es que el me dijo, pero ud me dijo lo otro primero...y ambos van a Estados Unidos a acusar lo que el otro dijo...

Un pais como Colombia necesita mas argumentos y menos acusaciones que no tienen ningun sustento. Pero ud sabe que a los politicos les gusta lo que vende. Desafortunadamente el pueblo se goza todas estas acusaciones...

Los medios de comunicacion rara vez le van a dar espacio a los argumentos de los politicos. Pero si un politico quiere salir en primera pagina solo necesita decir una guachada y listo. Aunque tambien si uno evalua los miembros que Colombia escoge para el congreso; pues ahi entiende por que casi nunca hay buenos argumentos.

Anónimo dijo...

Alejandro, buen artículo, es muy objetivo.
Asimismo, se está manejando la guerra en este país, el gobierno llama a la guerrilla bandoleros o facinerosos, lo que por cierto les duele mucho, y la guerrilla llama al presidente narco-para-presidente. Se perdió el respeto por el enemigo.
JFBR

Orlando el Curioso dijo...

Amigo Apelaez:

No odio al Presidente. Lo que odio es lo que él y los Santos encarnan: el cinismo, la desfachatez, el descaro y la impostura...

claudia dijo...

Excelente artículo amor.
Tengo que decirle al señor que no odia a Petro que yo si odio a Petro. Y me aterra pensar a lo que podría llegar este país si gente como Petro llega al poder. Porqué la prensa sólo mencionó un día que la esposa de Petro estaba en los círculos bolivarianos en Colombia. Ya se olvidaron de esta noticia tan grave. Grave porque la boliburguesía corrupta y asesina se está infiltrando en Colombia. Miren a Venezuela. Si no la conocen, es una lástima. Yo nací allá y ahora es un país irreconocible. Pobre país y pobre mi gente. Yo si odio a Petro.