viernes, 25 de mayo de 2007

Las otras formas de lucha

Es común oír a representantes de la derecha manifestar los nexos entre organizaciones no gubernamentales y la guerrilla, y oír a la izquierda quejarse de la guerra sucia que adelanta el estado contra los defensores de derechos humanos, los sindicalistas y los militantes de grupos de izquierda.

Para ambos bandos las cosas son blancas o negras. La derecha señala que las ONG´s de derechos humanos están al servicio de la guerrilla y que el Polo Democrático es el brazo político de las FARC. Por su parte, la izquierda no se cansa de repetir que todos los males de Colombia son producto de una oligarquía recalcitrante que se ha dedicado, de la mano del ejército, al exterminio sistemático de la protesta social y de los sueños del pueblo.

Ambas posiciones son maniqueas y cometen el mismo error: pensar que existen dos bandos unitarios organizados estrictamente y enfrentados en una lucha con bordes definidos. El conflicto colombiano es una telaraña de intereses que giran de manera descoordinada alrederedor de ideologías, territorios e intereses. No hay indios ni vaqueros.

En el Putumayo bajo, por ejemplo, muchos comerciantes y ganaderos, al lado de narcotraficantes y campesinos, hacen frente común del lado de la guerrilla. En esta región la guerrilla pone las reglas, y como dirían los economistas, reduce los costos de transacción.

Esta amalgama de lealtades ha sido construida a través del miedo y el apoyo. En algunas oportunidades la guerrilla extorsiona y amenaza a la población para acercarla a sus intereses, en otras, brinda protección, combate a los corruptos y apoya a ONG´s que desarrollan proyectos. Para estos efectos la guerrilla despliega todo un racimo de instrumentos propagandísticos que combinan todas las formas de lucha. Entre ellos se encuentran los dos partidos clandestinos: el PC3 y el Movimiento Bolivariano, engargados de infiltrarse, como un caballo troyano, dentro de la estructura del Estado y algunas organizaciones que se consideran como estratégicas. Existen otras organizaciones que coinciden ideológicamente con los grupos guerrilleros y con las cuales estos mantienen unas relaciones difusas y poco claras que benefician a ambas entidades.


(Por terminar)

4 comentarios:

Carlos dijo...

Buen análisis. Pero hay que tener en cuenta que la visión o paradigma de una sociedad en conflicto, en lucha de clases es típicamente marxista, y por lo tanto predomina en la izquierda. La derecha es paranoica con la subversión pero tiende(al menos la derecha tradicional) a ver la sociedad como un ente unitario sin conflictos de clases.

Saludos,
Carlos

Lanark dijo...

Completamente de acuerdo, la lucha de clases es un concepto completamente marxista, pero les ha caído de perlas a muchos derechistas para explicarlo todo, especialmente cuando sienten que los comprmete personalmente.

Por otro lado, hay miles de ejemplos donde otro tipo de conflictos han dado lugar a concepciones totalmente diferentes de la sociedad, desde la versión primitiva de los buenos contra los malos, hasta unas más recientes de los individualistas contra los estatistas.

Lo que ocurre es que hay algo en la realidad que nos hace pensar en el conflicto, y es la propia definición del interés propio. Propio significa lo que sea: familar, personal, de clase, de cultura, de nación. Hay el interés propio, y el interés ajeno, y no coinciden. Conflicto. ¿qué es tan raro en eso?

Desde luego, es distinto pensarlo con disciplna, a que cuando uno se sienta a pensarlo cansarse a los 30 segundos y levantarse concluyendo convenientemente que todo es muy simple; sea por que a uno ya le dio rabia, porque le dio pereza seguir pensando, o por que sus amigos dejaron, en cierto punto, de decirle que tenía razón.

Maldoror dijo...

Interesante este post...inicia rechazando la visión maniquea del conflicto en Colombia, y luego se lanza a denunciar únicamente a la guerrilla o a matizar las alianzas de narcotráficantes con campesinos y ganaderos para defenderse de la guerrilla...

Ciertamente el conflicto colombiano reune intereses de diversa indole, de caracter regional, o de caracter ecónomico ect....pero si me parece que existen grupos más o menos definidos. Por un lado si existe una élite que controla el Estado -políticos, los industriales más poderosos, banqueros y latifundistas- que claramente tienen un objetivo en común, y no es simplemente "defenderse de la guerrilla". Por otro existe una guerrilla surgida en base a las injusticias cometidas por esos grupos y por el modelo social que quieren mantener, que tomó su propio curso como un actor independiente con intereses de control político y ecónomico, y que terminó convirtiendose en una organización atroz. Y en medio de todos estos, están grupos demócraticos de izquierda y derecha, gremios de pequeños y medianos comerciantes, agricultures, estudiantes, narcotráficantes clase media -o lo que queda de ella-, campesino que fluctua entre ambos bandos...aunque algunos de manera más definida en un bando que otro.

Apelaez dijo...

Maldoror: Nuevamente, a usted le gusta pensar que de un lado estan los ricos, los banqueros, los ganaderos, y en general la elite, y en otro, los guerrilleros y seguidores que simplemente se defienden de las injusticias de los primeros. Una visión un tanto robinjudesca de la cosa.

A los paracos tambien los han apoyado los pequeños campesinos en algunos lugares y los microcomerciantes de los pueblos en donde operan, no son simplemente un movimiento de grandes elites "oligarcas".

Por su parte, a la guerrilla claramente tambien la apoyan sectores poderosos, incluidos grandes narcotraficantes, contrabandistas y mafiosos de toda indole