miércoles, 28 de noviembre de 2007

Los intelectuales bolivarianos

Estos son, según la página web del chavismo, los intelectuales colombianos que apoyan la reforma constitucional en Venezuela:

  • Jaime Caicedo, Secretario General del Partido Comunista Colombiano y Concejal Electo.
  • Leonor Herreño Aguilar, Sindicato de Trabajadores y Empleados de la Educación, SINTRENAL.
  • Ramiro Arroyave, dirigente de la Unión Nacional de Empleados Bancarios, UNEB.
  • Carlos A. Lozano Guillén, Director de VOZ, dirigente del Partido Comunista Colombiano en el Polo Democrático Alternativo.
  • Gloria Cuartas, política y miembro del Colectivo Otra Colombia es Posible en el Polo Democrático Alternativo, PDA.
  • Hector Jose Arenas, Fundación América Latina para la Educación, la Vida y la Integración.

Entre otras cosas, la reforma constitucional venezolana incluirá: la reelección indefinida del mandatario; la eliminación del derecho al debido proceso durante los estados de excepción; "el derecho a la ciudad" (sea lo que sea eso); entre otras perlas.

P.D. La mayoría son del Polo, ¿Qué casualidad, no?

P.D. Valga la pena aclarar que aporrea.org dice que son 214 intelectuales que apoyan la reforma y en verdad son sólo 106

5 comentarios:

Carlos dijo...

Gloria Cuartas, la abanderada de los derechos humanos y el pueblo, avalando dictaduras???

Quien lo iba a creer...

Maldoror dijo...

Bueno Carlos, si ud es el "liberal colombiano" y se la pasa defendiendo a capa y espada el gasto militar del estado colombiano....

Anónimo dijo...

Al menos a tres de los mencionados en la lista (Caicedo, Lozano y Cuartas) los he oído fustigando en la forma más visceral posible la reelección de Uribe. Su argumento, y el argumento de todos los anti reeleccionistas era, a mi parecer, irrebatible: las normas constitucionales no pueden cambiarse en beneficio de una persona; no es así como funciona una democracia. A Lozano, al igual que a varios miembros chavistas del Polo como Petro y Piedad (¿al fin Piedad es del Polo del partido liberal?), también los he oido cuestionando, con argumentos muy valederos, el permanente estado de sitio en el que vivió Colombia antes de la Constitución de 1991.

Resulta ahora que modificar una Constitución en nombre propio para perpetuarse en el poder y cancelar las libertades constitucionales sí es válido cuando se trata del chafarote de al lado y del "Socialismo del Siglo XXI". Semejante incoherencia ideológica sólo puede provenir de un dogmatismo propio de Stalin, mezclado con altas dosis de mezquindad y de interés: hay que ver si la chequera de Venezuela alcanza a salpícar al Polo en las futuras elecciones.

Se afirma constantemente que la gente en Colombia es de derecha, y que así se refleja en todos y cada uno de los gobiernos que ha tenido en su vida republicana. Puede ser, pero también hay que advertir que si tuvieramos una izquierda seria y coherente la balanza del poder no se habría inclinado tanto a la derecha. Si la única izquierda que hay en Colombia es la polista-chavista, y si siguen proclamando que eso es realmente un partido de "izquierda", pues me temo que los siguientes gobernantes del país seguirán siendo de derecha; los jóvenes candidatos "quemados" en las pasadas elecciones nos recuerdan que esta tierra es pródiga en engendrar futuros pichones de Jose María Aznar o Enrique Gomez Hurtado.

juglar del zipa dijo...

¿de verdad le parecía casualidad que hubiera gente del polo ahí metida? yo pensaba que en estos días uno podía sorprenderse con tan poco...

Anónimo dijo...

No estoy carnetizado en el PD, ni asisto a las razzias que organizan de cuando en cuando algunos de sus más sectarios seguidores, pero me parece que es hilar delgado, sugerir (qué casualidad) que sea ésta la línea ideológica de ese partido.

Por lo que he visto hasta ahora, ese movimiento, partido o como quieran llamarlo, es un ejercicio de aglutinamiento de sectores bastante variopintos, pero de espectro izquierdista.

Como lo es de derecha el espectro que aglutinan partidos, movimientos, o como quieran llamarlos, del tipo U, o Cambio Radical.

Valdría la pena esperar una opinión en ese sentido de ese movimiento (PDA) para saber si es causalidad o no, la presencia de esas personas como simpatizantes del referendo chavista, y si lo hacen en representación del PDA.

Por lo pronto, creo que se trata de personas identificadas con el mamertismo intransigente y dogmático que caracterizó hasta hace no mucho tiempo a la izquierda colombiana, lo cual le quita el carácter casual a sus opiniones (las de ellos).