domingo, 2 de septiembre de 2007

El "derecho" a la salud

El mayor número de tutelas interpuestas por los colombianos gira en torno al cumplimiento del derecho a la salud. Paola y otras señoritas demasiado dotadas tutelan a la EPS para que les reduzcan sus enormes tetas, esto, técnicamente, se denomina como "mamoplastia reductora". Los gordos piden bypases gástricos y otros procedimientos que les permitan reducir de talla, mientras los seguidores de las curas naturistas piden veneno de avispa para curar varias dolencias. Estos casos y otros similares son los que escogen muchos columnistas para señalar lo absurdo de las decisiones de los jueces y su falta de conocimiento sobre "los costos de oportunidad".

Otro sector de la opinión se ocupa de casos menos caricaturescos, cómo puede ser el caso de un niño que tutela para que le realicen un implante coclear que podría hacer la diferencia entre no oir u oir; o un señor que busca, por medio de la tutela, que la EPS cumpla con sus obligaciones y le entregue los retrovirales que necesita para manenerse con vida.

Ambos tienen razón desde sus propios axiomas y es por eso que el debate sobre la salud en Colombia es un dialogo de sordos. Los que aplauden a la Corte cuando obliga a la EPS (con recobro al FOSYGA) a cubrir todo tipo de procedimientos y medicamentos tienen razón por cuanto la Constitución garantiza que todos los colombianos tenemos derecho a la Salud. Los que tachan a la Corte de populista y de no tener en cuenta los costos de oportunidad, también tienen razón por cuanto defienden el Sistema diseñado para materializar, dentro de lo posible, el acceso a la salud. (para los que no saben, el sistema de salud funciona de manera similar a una poliza de seguro. Lo que esta incluido en la poliza (POS) es lo que se tiene derecho.)

El tema es que este dialogo entre idealistas y pragmaticos oscurece los problemas prácticos que afronta Colombia frente al tema de la salud. Por qué seamos sinceros, ni los idealistas van a dejar de pedir un sistema de salud casi gratuito que abarque desde las mamoplastias reductoras, hasta la quimioterapia; ni los pragmáticos van a aceptar que los mandatos constitucionales, son eso, mandatos.

Independientemente de este "macrodebate", me parece que seria sano discutir y debatir temás menos elevados, como los siguientes:

1. De acuerdo con estudios de la Defensoría del Pueblo, la mayoría de las tutela de salud se interponen para que la EPS practique o suministre algo que se encuentra incluido en el POS. Es decir, es claro que el Estado no esta ejerciendo las medidas coercitivas necesarias para que las EPS cumplan con sus obligaciones contractuales.

2. Es importante que el Estado considere ampliar el POS (que no se modifica desde hace años) para incluir nuevos medicamentos o procedimientos de última tecnología. No resulta lógico que estemos obligados

(esta por terminar y corregir)

4 comentarios:

Maldoror dijo...

Bueno, ahí tenemos los resultados de la ley 100, la entrega de unos monipolios a unas empresas prestadoras de salud a las que el colombiano pormedio tiene que afiliarse si quiere un trabajo. Empresas que por lo demás, están subsidiadas por el estado para cumplir con las obligaciones que ,supuestamente deberían proveer, (habrá tutelas estúpidas como las que piden que la EPS pague por un implante de tetas, pero en efecto, la mayoría son para que las EPS paguen lo que se comprometieron a pagar, y que a la larga ni siquiera terminan pagando, porque el que lo hace es el estado a través del FOSIGA).

En el fondo yo creo que el sistema de salud colombiano es un excelente ejemplo de lo malas y podridas que son las supuestas políticas de "privatización" en nombre de una versión deformada del "libre mercado"

medea dijo...

No sé por qué me da la impresión que asumes que una reducción de senos es un asunto estético, optativo. No te voy a cansar con el cuento, pero si te interesa, revisa este estudio al respecto de la necesidad de incluir el procedimiento en el seguro social. A lo que quiero llegar es que para una persona que no sufre de una condición, le es mucho más fácil decidir que esa condición no es lo suficientemente importante. Cualquier condición que afecte negativamente la calidad de vida de una persona debería estar incluida en el seguro, con ciertos lineamientos.

Apelaez dijo...

Maldoror: Creo que el diseño del sistema de salud de la ley 100 es en esencia bueno. Sobre todo si uno lo compara con el regimen anterior, en donde el Estado se encargaba de todo y en realidad tenia una cobertura mínima y era muy ineficiente. El tema es que el sistema tiene fallas puntuales (como el desquicie que produce el mar de tutelas "injustas"), o el excesivo poder de lobby que han adquirido las EPS y que impide, por ejemplo, que el POS se amplie y que se recalculen los costos y demas, entre otros problemas de regulación.

Medea: Me he leido mil y un tutelas sobre la salud en donde señoras solicitan la mamoplastia reductora con argumentos más o menos parecidos a los que usted señala (y si, casi en el 100% de los casos les dan la razón, por lo cual, este procedimiento esta prácticamente incluido de facto en el POS -o como lo llaman los expertos, en el POS constitucional-)

Sin embargo, es importante tener en cuenta que el sistema de salud funciona (y esta calculado) como un seguro. La cosa es mas o menos asi, unos cientificos medicos definieron cuales eran los medicamentos y procedimientos prioritarios, mientras unos actuarios calcularon cuanto debian pagar los usuarios por esta cobertura (y se añade el tema de que unos usuarios subsidian a otros). De esto resulto el POS, en donde se incluyen los medicamentos y procedimientos prioritarios teniendo en cuenta restricciones presupuestales.

Si uno pide que se incluya la mamoplastia reductora, debería estar dispuesto a pagar un poco más en sus aportes, puesto que esto elevará los costos. El tema es que hay cosas más prioritarias que deberian incluirse antes en el POS (como los implantes cocleares o el stent medicado) y es ahí donde juega el "costo de oportunidad"

claudia dijo...

Ale
me parece que efectivamente las personas no pueden juzgar hasta que le pasan las cosas. Eso es sentido común. Creo que yo que no soy colombiana el sistema de salud no es tan malo. De hecho es bastante bueno. Hay que revisar ciertas cosas, pero en general está bien. Lo que creo que habría que revisar es que el sistema responde sólo con tutelas.
tu titina