jueves, 9 de agosto de 2007

¡Que el estado subsidie el caviar!

A mi me gusta el jamón serrano, los piñones, la cerveza alemana y los libros con tapas de cuero. A mi vecino le encanta el caviar y la champaña. Esto productos nos generan gran felicidad y en cierta forma, no hacen más cultos. Por esta última razón, estamos interesados en democratizar su consumo y exigimos que el estado nos lo subsidie. Con esta acción estatal, todos seremos más cultos y más felices.

Si, ya pueden parar de burlarse. Si, ya se que el Estado tiene otras prioridades y que los recursos son limitados. Entonces ¿Por qué nadie le dice esto a los que piden a gritos que subsidien el Cine Arte?

Los amantes del cine arte bien pueden meterse la mano al dril y comprar por Internet los DVD con las grandes producciones de Tayikistán o las novedades del cine malayo, en vez de estar haciendo esas peticiones tan ridículas.