sábado, 18 de agosto de 2007

Arroz con mango y la multimedia

Esta va a ser una entrada mezclada e incoherente. Empiezo señalando que últimamente el tráfico a este blog ha aumentado exponencialmente y que este crecimiento se debe a causas puramente fortuitas. Mucha gente a llegado a este espacio buscando noticias sobre machetes, fundas para machetes, machetes brasileros y otros buscando a Sinar Alvarado o los últimos resultados de las encuestas para la Alcaldía de Bogotá. Llegan de todos lados, pero los que se quedan suelen ser españoles o latinoamericanos. Y sí, se quedan. Duran en promedio unos seis minutos en el sitio.

A medida que aumenta el tráfico y mis entradas, aumentan también los comentarios sobre mi desocupe o la "dificultad" de mi trabajo. Creo que son comentarios clásicos, he visto varias entradas en otros blogs comentando lo mismo. ¿Pierdo el tiempo? Respondo de una vez: claro que si.

Pierdo el tiempo de la misma forma que lo pierde el que dedica un fin de semana a terminar un rompecabezas o a trotar o a peinar el perro o a practicar para la ceremonia del té. Esto del blogueo es, en últimas, muy Zen. No tiene mucho sentido, pero esa es la gracia.

Los blogs no van a tumbar a Bush, ni a Uribe, y mucho menos poner en jaque a los grandes medios. Los blogs (como lo dicen por ahí) son apenas unas bacterias y, por el momento, un relleno. Igual de relleno que los contenidos multimedia de las grandes publicaciones, por lo menos, por el momento.

Con esto del multimedia ha venido dando lata la gente desde que estaba en el colegio. Que muy revolucionario, que la maravilla y la verdad, a mi me ha parecido bastante decepcionante. Hasta que - via bestiario y bestiario incluido- llegué al mundo de la infografía y de paso, a un artista llamado Jonathan Harris y su página Number 27. Esto si es mind blowing. Esto si es algo y algo más que un powerpoint animado. Para empezar, Harris construyó junto con otros artistas digitales, una serie de mapas para ilustrar diferentes fenómenos que van desde las rutas del tráfico de cigarrillos, hasta otras cosas que me da pereza listar. De todos sus trabajos, el que más me gusta se llama "we feel fine", en donde se exploran los sentimientos humanos utilizando información sacada de blogs alrededor del mundo.

Creo que ese es el tipo de multimedia que vale la pena.