miércoles, 25 de abril de 2007

¿Bolivar godo o rojo? Parte I

Simón Bolívar es, al mismo tiempo, el icono máximo de la izquierda y de la ultraderecha latinoamericana. Entonces, ¿En que bando milita realmente la espada del Procer?

He leído varios artículos de la "derecha" en donde se afirma que Bolívar es conservador, primero, porque era blanco, criollo y de la aristocracia venezolana; segundo, porque a finales de su vida le dio por despotricar de la democracia y por justificar una autocracia ilustrada en cabeza de ....trrrrrrrrrrrr..... él mismo. Otros, desde este mismo ángulo, lo eximen de la izquierda porque el barbudo de Marx, en no se que carta perdida entre sus millones de epístolas, lo tacha de pelele.

No me terminan de convencer del todo estos argumentos. ¿Acaso un negro, o un indio, esta imposibilitado genéticamente para ser conservador? No lo creo. De hecho, el pastuso e indígena Agualongo y la mayoría de sus coetáneos y consanguíneos, batallaron en contra de los ejercitos libertadores y sus ideas progresistas. Dice el historiador granadino Aníbal Galindo que, reclutados para luchar en el bando libertador, muchos pastusos preferían ahogarse en los ríos antes que combatir contra sus creencias. "Haced lo posible por destruir a los pastusos", ordenó Bolívar.

Los negros eran caso aparte, o mejor, eran esclavos sin derechos y se iban con el mejor postor. En algunas regiones empalaron a sus amos con guaduas afiladas para seguir al libertador, y en otras, escupieron en la cara a sus ejércitos. Todo dependía de quien les prometía librarlos de sus cadenas.

Los otros argumentos, bueno, si a uno le parece que ser conservador es lo mismo que ser un tirano, otorgo el punto. Pero no hay que olvidarse que tiranos hay de lado y lado, y que, a manera de ilustración, el hecho de que Stalin fuera más tirano que el tiranosaurio, demuestra perfectamente el punto: No todo tirano es conservador. Y a Marx, padrino de los máximos genocidas, y de las ideas que mayores muertos han puesto, no se le puede creer nada.

*En el siguiente post seguimos con el otro lado del espectro.