martes, 5 de mayo de 2009

Remotos lugares

Muy interesante la forma en la que vive Pilar Quintana en Ladrilleros. Su vida parece sacada de los Robinson Suizos o de cualquier novela en donde los personajes se ven obligados a sobrevivir en el monte. Como con esas novelas, dan ganas de tirar todos los papeles del escritorio del jefe, pegar un berrido adolescente y salir para Tahití, o para Ladrilleros, o para cualquier parte en donde haya selva, playa y mar.

Se ve todo tan bonito, tan libre de preocupaciones. Pilar no tiene que pagar servicios, ni arriendo, ni impuestos. No tiene jefes que le den órdenes, ni horarios, ni smog. Si la pica una rabo de ají morirá tranquila, sin afanes, sin tener que hacer fila en la EPS.

Irse al campo siempre ha sido el escape ideal para los que trabajamos en un cubículo. Suena tan frugal y divertido, tan literario. No dudo de la sinceridad de Pilar, ni de lo feliz que debe ser con su esposo Conor en el pacífico, pero me gustaría saber si no le da tedio a raticos, o si no preferiría poder tener un Centro Comercial al lado para comprar un helado o ver una película.

También seria interesante que ampliara su narración con algunos datos como: ¿Cuanto les cuesta vivir mensualmente? ¿Están afiliados a la seguridad social? ¿El predio en el que viven tiene titulo, sacaron licencia de construcción? ¿No les hace falta la televisión? ¿Cada cuanto van a la civilización? ¿Tienen amigos del pueblo? entre otras pendejadas.

12 comentarios:

Carolina Andújar Córdoba dijo...

Me leí el artículo de Pilar con una mezcla de angustia y admiración totales. ¿Por qué allá? Cielos, ¿por qué? Claro, yo no tendría el valor de lidiar ni con los insectos y me provoca llorar cuando se va la luz. Mis respetos totales, son unos duros y, como dice mi mamá "los admiro pero no los envidio". A mí me hace falta ver árboles pero cualquier cosa que me acerque al progreso, como poder bañarme en una ducha, me hace un poco más feliz. ¡Menos mal tienen Internet! Yo no habría durado dos días en Ladrilleros.

Johan Bush Walls dijo...

Pues eso me parece un reality show maestro, muy diferente lo que cuenta Steinbeck, lo que fusiló el maestro Camilo Jimenez en su blog. Creo que cada quien vive como puede, igual puede parecer que vivie en el centro histórico de una ciudad es un performace, pero a algunos nos gusta así.

Salú pue.

JuanDavidVelez dijo...

¿Donde se mete Angela cuando uno mas la necesita?.

ángela cuartas dijo...

Jajajaja, Juan David, ¿por qué me hacés reír tanto en esta vida? ¿Sabés dónde estoy metida? En un libro sobre ovnis que tengo que corregir tipográficamente para antier es tarde. Este es el quinto y espero que el último porque en serio ya no me lo soporto más a este señor. Como habla de extraterrestres y ovnis, o sea, de gente que no es gente, naves que no son naves, mundos que no son mundos, entonces el tipo le pone comillas a todo, ¡TODO! "Ellos" "caminan" hacia el campesino, "hablan" con él, "transmiten" su "mensaje" de Amor y Verdad. ¿Uno cómo putas corrije algo así? ¿Con qué endemoniado criterio? ¡¿Ah?! Y para colmo de males, hoy el colegio (del que les hablé en mi blog, al frente de mi edificio) está en izada-celebración-rumba-fiesta de disfraces-obra de teatro. La directora paisa y recta no está, ni idea por qué, entonces los profesores, menos contundentes ellos (pero igual de tarados), usan micrófonos y parlantes para insultar a los alumnos. Los niños también los usan, para representar sus escueleras versiones de La Ilíada o Rafael Pombo. De verdad que concentrarse así es muy jodido. Ahora están poniendo trance a todo volumen. Así que decidí escribirles mientras llega el medio día y esta gente se va pa la casa. Alejandro, perdón por el larguero que va a ser este comentario. Sobre la entrada: qué te puedo decir, Alejandro. Solo puedo hablar de mí. Yo amo a esas dos personas con pasión desenfrenada como en la canción. Son mi familia, mis segundos papás, mis hermanos, mis héroes, mis parceros. El hogar de ellos dos, tanto la casa como el lote, es uno de mis lugares preferidos en el planeta. La ducha, por ejemplo, la que se ve ahí, el chorro saliendo de la represa que construyó Conor, es el nirvana para mí. Cada vez que voy allá y vuelvo, las duchas normales, civilizadas, me parecen "tibias" y aburridísimas. Por ejemplo, el hecho de que estén tan cerca de las ballenas es también fantástico. A mí me parece increíble que viví dieciocho años de mi vida a tres horas del Pacífico y nunca nadie me dijo que si me montaba en un bucecito en agosto, podía llegar a ese lugar y ver una especie de dinosaurios acuáticos saltar y tener hijos. Cuando las vi por primera vez, hace menos de un año, fue como haberme metido en quién sabe qué "mundo" "extraterrestre", a pesar de los múltiples paisas y caleños con cámara fotográfica en mano y chiste malo (iba con ellos en una lancha). Eso les puedo decir del lugar. A mí, Ángela María Cuartas Villalobos, lo ideal y lo que menos me aburre y deprime, es vivir entre el campo y la ciudad, y NUNCA MÁS en un cubículo ocho horas diarias. Ya lo hice una vez, viví en una montaña como a quince minutos de una ciudad grande y bacana y es lo que prefiero. Estoy de acuerdo con don Johan, cada cual vive como puede y quiere.
Si mi hermana y su marido extrañan o no el helado, sienten tedio, invadieron o no el lote, etc., eso solo te lo podría responder ella. Por lo pronto, les recomiendo leerla, porque creo que es una muy buena escritora y cada vez escribe mejor. La novela que viene, que sale publicada en un par de meses, está buenísima. A mí me gustó mucho. Más que las dos anteriores. Qué pena la cuña, pero es que si me voy a poner a hablar de ella, pues prefiero hablar de lo que escribe, de lo cual me siento orgullosa y he aprendido un resto. Bueno, y creo que ya tengo que parar. Pero el trance sigue.

JuanDavidVelez dijo...

De los ejemplos, para mi que las comillas solo van en hablan y en caminan, porque todos sabemos que los extraterrestres no hablan ni caminan. Pero "transmitir" y "ellos" si van sin comillas, porque esta mas que probado que los extraterrestres si transmiten sus mensajes. Espero haberle sido de utilidad Angela.
De la ducha, creo que esta exagerando Angela, estoy seguro que cuando la gripa porcina acabe con el imperio colombiano los historiadores del futuro van a apreciar nuestros mas que adecuados acueductos.

Paginas Web dijo...

Hola, yo personalmente soy una persona muy a fin con el progreso, claro está que muchas veces se necesita de descanso, de vivir un ambiente diferente...

Apelaez dijo...

Carolina: Yo tambien respeto y admiro lo que estan haciendo. Se necesita coraje para tomar esas decisiones y ese mismo coraje y el trabajo que le costo cambian las perspectivas. La cosa fue tan dura, que ahora vivir alla es un paraiso. Igual me gustaria una version "ampliada" de la cronica, con algunas banalidades que me interesan, como saber cuanto cuesta vivir asi.

Don Johan: Ud vive en Antigua o donde?

Juan David: Ahi aparecio doña Angela con una buena narracion sobre ovnis y otras cosas no identificadas.

Angela: Yo tambien creo que lo ideal entre lo ideal seria vivir en una finca a menos de una hora de Bogota (preferiblemente de clima frio pero no gelido), que la oficina no este en la casa pero si a menos de dos kilometros de distancia, tener buenos compañeros de trabajo y DirecTv y otras ventajitas tecnologicas como internet y una tiendita cerca.

JuanDavidVelez dijo...

Cuando yo era un muchacho (21 años) me dio el embeleco de la vida en el campo, en la universidad pedi que la practica fuera en un pueblo, como yo era de los unicos que querian esa vida la practica me salio muy facil para irme para un lugar asi. Despues de vivir alla 6 meses, aunque pase muy bueno no me quedo gustando, me hacia falta esta gran metropoli que es Medellin.
Estoy de acuerdo con Apelaez con lo de la tiendita, la vida sin tienda cerquita no es vida.

Johan Bush Walls dijo...

Maestro, yo vivo en el mismísimo centro histórico de la capital de Guatemala.

Salú pue

Martín Franco dijo...

De acuerdo con Carolina: los admiro más no los envidio. Yo sí necesito ver la cara de la gente de cuando en cuando. Oíste, Peláez: eso de "para los que trabajamos en un cubículo" sonó más triste que un berraco. Me imaginé la escena y me dieron náuseas.

Carolina Andújar Córdoba dijo...

¡La tiendita! Jjiji, qué colombianada. Cerca de mi casa hay una tienda que se llama "La Ruina" y mis papás me contaron que vieron una (creo que en el valle del Patía) toda destartalada y a punto de caerse, con un letrero enorme de madera que decía "El último esfuerzo del hombre paisa".

Pues Peláez, come te he dicho, cuando querás cambiamos, yo feliz de llenarme los pulmones de smog todos los días de la semana. Así vos podés dedicarte a tu familia, trabajás por Internet, arás la tierra y tomás Coca-Cola en "La Ruina". Me avisás.

Fernando Ramos dijo...

Debe ser difícil vivir sin las comodidades que ofrece la vida moderna, no imagino la vida sin un televisor LCD y DVD de alta definición, por ejemplo.

Saludos