martes, 28 de agosto de 2007

Los sicarios israelíes

Este es un extracto de la última noticia de Semana.com sobre la captura del famoso mercenario israelí Yair Klein. Como podrán notar, hay algo raro:

"Estas son sólo algunas de las huellas que dejó el paso de Klein, un monstruo salido de las propias entrañas del ejército israelí. Desde su adolescencia, como ocurre con la mayoría de sus compatriotas, ingresó a la carrera militar. Sus méritos lo llevaron a ser seleccionado para conformar los grupos especiales de asalto. Fue así como se familiarizó con todos los secretos de la defensa militar de su país y participó en acciones tan audaces como la que en 1972 permitió rescatar a decenas de rehenes cautivos en un avión libio, en el aeropuerto de Lod, en Tel Aviv.

Para que no quedaran dudas de su eficiencia, a Yair y a sus sicarios sólo les tomó siete y medio segundos ingresar a la nave y neutralizar a los terroristas. Por el estilo fueron muchas de sus actuaciones posteriores. "

Hagamos un ejercicio de edición con un texto nacional para ver si se dan cuenta del detalle:

"La esposa del empresario Diego Mejía muerto durante un cruce de disparos cuando sicarios del Gaula Cundinamarca pretendían un rescate en zona rural de Caldas (...)"

Bonito que a esta revista le parezca que los militares activos del ejercito israelí son sicarios.

3 comentarios:

claudia dijo...

muy bueno Ale. muy detallista.
te amo

Lanark dijo...

Qué barbaridad. Ahí se ve cómo lo que muchas veces parece un rechazo al delito es en realidad un ataque a una ideología o grupo. Para la bestia que escribió el artículo de Semana, Yair es un "sicario de nacimiento" y no era menos sicario cuando trabajaba legalmente en el ejército que cuando entrenaba a los paramilitares colombianos en técnicas claramente terroristas o traficaba ilegalmente con armas.

Probablemente, la bestia en cuestión piensa que lo que está mal de Yair es que fuera de derecha y no que enseñara a cortar gente en pedacitos.

Me recuerda a alguno que leí que dice que los guerrilleros que matan gente son unas blancas palomas comparados con los columnistas que se atreven a sostener posiciones de izquierda; que estos últimos son peores que los asesinos.

Apelaez dijo...

No creo que los columnistas sean peores que los paracos o guerrillos que descuartizan gente y demás. Sobre el error de Semana, lo que denota es una falta de revisión de los textos que a su vez denota un sesgo que al parecer el periodista no ha identificado (que los israelies son malos)